MUERE EL DEL NUMERO 46664

Nelson Mandela  "Madiba" murió este jueves 5 de diciembre a los 95 años de edad. El ex presidente y premio Nobel de Paz se ha convertido en una figura emblemática al punto que él mismo tuvo que recordar hace unos años que no era ‘un santo’ sino ‘un hombre’. Pero los sudafricanos son capaces hoy de criticar la herencia política de Mandela.
Numerosas calles, plazas y centros culturales llevan su nombre. Escritores, cantantes y artistas lo convirtieron en el símbolo vivo de todas las luchas contra el racismo y las discriminaciones: el ex presidente y premio Nobel de Paz, Nelson Mandela, murió este jueves en su domicilio de Johannesburgo.
Nelson Mandela "se apagó", declaró el presidente sudafricano Jacob Zuma en directo por televisión. "Nuestro querido Madiba tendrá funerales de Estado", añadió, anunciando que las banderas serán izadas a media asta a partir del viernes y hasta los funerales.
En la prisión donde pasó casi tres decenios, Nelson Mandela era incapaz de imaginar que su combate contra el apartheid – el régimen de discriminación racial aplicado en Sudafricana por la raza blanca frente a la negra – representaría al de todos aquellos hombres que aman la libertad y la paz.
Su compromiso político lo comenzó muy joven, a los 16 años de edad, cuando se afilia al Congreso Nacional Africano (ANC). En 1961, Mandela crea el brazo armado del ANC y un año después es encarcelado en varias ocasiones. A partir de 1964, cuando el régimen lo condena a cadena perpetua por sus actividades políticas clandestinas, comienza a forjarse la leyenda del prisionero 46664 de la isla prisión de Robben Island.
Mandela pasará 27 años en la cárcel. En 1988, tras dos decenios en una celda, el poder sudafricano, presionado por la opinión pública interna y el contexto internacional, decide liberarlo bajo un sistema de semi-libertad. Pero el líder sudafricano no acepta y exige la libertad total.
Ésta llegará finalmente en 1990, al mismo tiempo que la rehabilitación de su partido, el cual había sido declarado ilegal en 1960. Tres años después, en 1993, recibirá el premio Nobel de la Paz y un año más tarde llegará al poder en las primeras elecciones multirraciales celebradas en Sudáfrica con reconocimiento pleno del derecho al voto en las que la ANC gana por una amplia mayoría. El ex prisionero más famoso del mundo ocupará el poder de mayo de 1994 a junio de 1999.
Marxista-leninista y ateo, Mandela rechazaba el culto de la personalidad. Al mismo tiempo, en tanto hábil político, contribuyó a la elaboración de su propia leyenda. Publicó sus memorias antes de llegar a la presidencia. En 1995, se venden en el mundo seis millones de ejemplares de su libro “El largo viaje hacia la libertad”. Luego se publica “Conversaciones conmigo mismo”.
“Me consideraban como un santo. Nunca lo he sido, incluso si tomamos la definición más corriente, es decir, que un santo es un predicador que trata de mejorarse”, escribe en este último libro, inspirado en el ensayo del emperador romano Marco Aurelio.
Mandela ha sido criticado a menudo en la comunidad negra por los beneficios que supuestamente otorgó a los blancos tras el fin del apartheid. Una minoría de blancos, que representaba el 8,9% de la población, logró superar ese período de discriminaciones aprovechando una relativa impunidad.
Mandela también ha sido cuestionado por haberse doblegado ante poderosos grupos de presión de los medios empresariales y capitalistas, también en manos de los blancos. Entre otras razones porque abandonó rápidamente la idea de realizar una vasta campaña de nacionalizaciones y, desde 1996, se deslindó de una política de Estado intervencionista para darle paso más bien a una gestión de inspiración neo-liberal.
Durante su mandato, no hubo inversiones importantes en obras de infraestructura ni en el sector de la educación, aunque cuando Mandela llegó al poder lanzó dos iniciativas sobresalientes en este campo: la gratuidad tanto de los manuales escolares como de la atención médica para los menores de cinco años.
Pero los problemas sociales persisten en Sudáfrica con un desempleo del orden del 25,5% de las personas activas, la mayoría de ellos negros.
Numerosas calles, plazas y centros culturales llevan su nombre. Escritores, cantantes y artistas lo convirtieron en el símbolo vivo de todas las luchas contra el racismo y las discriminaciones: el ex presidente y premio Nobel de Paz, Nelson Mandela, murió este jueves en su domicilio de Johannesburgo.
Nelson Mandela "se apagó", declaró el presidente sudafricano Jacob Zuma en directo por televisión. "Nuestro querido Madiba tendrá funerales de Estado", añadió, anunciando que las banderas serán izadas a media asta a partir del viernes y hasta los funerales.
En la prisión donde pasó casi tres decenios, Nelson Mandela era incapaz de imaginar que su combate contra el apartheid – el régimen de discriminación racial aplicado en Sudafricana por la raza blanca frente a la negra – representaría al de todos aquellos hombres que aman la libertad y la paz.
Su compromiso político lo comenzó muy joven, a los 16 años de edad, cuando se afilia al Congreso Nacional Africano (ANC). En 1961, Mandela crea el brazo armado del ANC y un año después es encarcelado en varias ocasiones. A partir de 1964, cuando el régimen lo condena a cadena perpetua por sus actividades políticas clandestinas, comienza a forjarse la leyenda del prisionero 46664 de la isla prisión de Robben Island.
Mandela pasará 27 años en la cárcel. En 1988, tras dos decenios en una celda, el poder sudafricano, presionado por la opinión pública interna y el contexto internacional, decide liberarlo bajo un sistema de semi-libertad. Pero el líder sudafricano no acepta y exige la libertad total.
Ésta llegará finalmente en 1990, al mismo tiempo que la rehabilitación de su partido, el cual había sido declarado ilegal en 1960. Tres años después, en 1993, recibirá el premio Nobel de la Paz y un año más tarde llegará al poder en las primeras elecciones multirraciales celebradas en Sudáfrica con reconocimiento pleno del derecho al voto en las que la ANC gana por una amplia mayoría. El ex prisionero más famoso del mundo ocupará el poder de mayo de 1994 a junio de 1999.
Marxista-leninista y ateo, Mandela rechazaba el culto de la personalidad. Al mismo tiempo, en tanto hábil político, contribuyó a la elaboración de su propia leyenda. Publicó sus memorias antes de llegar a la presidencia. En 1995, se venden en el mundo seis millones de ejemplares de su libro “El largo viaje hacia la libertad”. Luego se publica “Conversaciones conmigo mismo”.
“Me consideraban como un santo. Nunca lo he sido, incluso si tomamos la definición más corriente, es decir, que un santo es un predicador que trata de mejorarse”, escribe en este último libro, inspirado en el ensayo del emperador romano Marco Aurelio.
Mandela ha sido criticado a menudo en la comunidad negra por los beneficios que supuestamente otorgó a los blancos tras el fin del apartheid. Una minoría de blancos, que representaba el 8,9% de la población, logró superar ese período de discriminaciones aprovechando una relativa impunidad.
Mandela también ha sido cuestionado por haberse doblegado ante poderosos grupos de presión de los medios empresariales y capitalistas, también en manos de los blancos. Entre otras razones porque abandonó rápidamente la idea de realizar una vasta campaña de nacionalizaciones y, desde 1996, se deslindó de una política de Estado intervencionista para darle paso más bien a una gestión de inspiración neo-liberal.
Durante su mandato, no hubo inversiones importantes en obras de infraestructura ni en el sector de la educación, aunque cuando Mandela llegó al poder lanzó dos iniciativas sobresalientes en este campo: la gratuidad tanto de los manuales escolares como de la atención médica para los menores de cinco años.
Pero los problemas sociales persisten en Sudáfrica con un desempleo del orden del 25,5% de las personas activas, la mayoría de ellos negros.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>

¡Me interesa!

Deja tu dirección de correo y Campos se pondrá en contacto con más información

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
3 + 5 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.